PRUEBA DE MANEJO: La Increible Eficiencia y Precisa Deportividad del Diesel BMW 118d Kit M

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-01

BMW no sacrifica su escencia en este modelo de la Serie 1, correspondiente al peldaño de entrada a la marca. Sí, tenemos claros que el 118d de esta prueba, un diésel facilitado por Williamson Balfour Motors, representantes oficiales de los alemanes en Chile, cuenta con el famoso kit M, el que agrega elementos extras como asientos deportivos de alcántara, aplicaciones en tablero y puertas, volante deportivo M, además de llantas M de 18″ y una suspensión deportiva que rebaja la unidad en 10 mm respecto a la standart.

Lo anterior, lo diferencia bastante de las prestaciones y look que entrega la variante básica del modelo, ofreciendo una puesta en escena mucho más atractiva, y asistiendo a prestaciones y experiencia al volante bastante mejoradas, en especial por tren de rodaje (suspensión, llantas y neumáticos).

Sin embargo, por $21.590.000, (más pago permiso de circulación anual y SOAP en torno a los $473.000, e impuesto verde que ronda el $1.200.000) se accede a un potente exponente del segmento de autos de lujo. La experiencia entregada por este diésel aún permanece latente, sin duda una de las compras más lógicas (como calificó uno de los representantes de WBM) dentro de la marca, y por cierto, en el segmento, teniendo como competidores directos al Audi A3 y al Mercedes Clase A, manteniendo uno de sus grandes argumentos de venta frente a éstos, la tracción trasera, virtud que desaparecería en su próxima generación.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-02

La tonalidad negra del BMW 118d kit M, y la sensata combinación con llantas de 5 rayos dobles de 18″ color grafito, fue la mejor bienvenida que nos podía entregar el hatchback germano, entendiendo esto como un gusto personal. Un deportivo no tan compacto, con 4.329 mm de largo, 1.765 mm de ancho y 1.421 mm de alto, entregando una distancia entre ejes de 2.690 mm, lo que deriva en unos cortos voladizos, principalmente los delanteros. Informa un peso en orden de marcha (con todos sus lubricantes y fluidos, combustible, rueda de repuesto, herramientas y considerando una persona al volante de 68 kgs.+ 7 kgs. de equipaje) de 1.460 kgs.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-03

Estéticamente, destaca por su prolongado capó, el cual se muestra corpulento gracias a marcadas líneas. Su mirada es agresiva, y ahora más moderna, ya que sus focos, luces de conducción diurna y neblineros cuentan con tecnología LED, al igual que los traseros. En su parte baja muestra una amplia entrada central que deja entrever el intercooler, superditada por la clásica doble mascarilla en el que se trasluce un amplio radiador.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-05

El lateral del BMW 118d kit M contempla una acentuada nervadura que se inicia tras los arcos de rueda delanteros y cruzan la unidad a nivel de las manillas de las puertas, conectándose con los focos posteriores, los que siguen un diseño que le dan continuidad a esa línea, un detalle que entrega una precisa musculatura.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-17

La antena central montada en el techo, tipo aleta tiburón, y el spoiler trasero sobre la luneta, refuerzan su look aerodinámico, así como también los faldones laterales bajo las puertas, prestancia atlética que es acentuada por las llantas deportivas M de 18″.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-18

En su retaguardia hay una armoniosa proporcionalidad: un tubo de escape cromado se asoma por su lado izquierdo, mientras que los focos cuentan con la mencionada iluminación led. Su parachoques considera reflectantes (no cuenta con neblineros traseros), mientras más abajo se dejan entrever los amplios neumáticos traseros de 245/35, los que incluso sobresalen del paragolpes, entregando una señal de que se trata de un vehículo de desempeño no menor, siendo casi el único concepto “extremo” visible desde este punto de vista, sumado a lo aterrizado al suelo que se ve desde atrás.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-06

MOTORIZACION Y PRESTACIONES

El BMW 118d kit M cuenta con un propulsor petrolero de 2.0 lts. biturbo (el ya clásico TwinPower Turbo), cuya entrega se eleva hasta los 147 hp a 4.000 rpm, logrando un potente torque de 320 Nm desde 1.500 rpm hasta 3.000 rpm, permitiendo salidas muy ágiles.

El sonido de su motor es el propio de un diésel, y se hace presente cuando está en ralentí o a baja velocidad; sin embargo cuando se “lanza”, se comporta como un bencinero, con una aceleración que se siente, mientras que en carretera es increíble: va a 120 km/h apenas a 1.700 rpm, una “magia” que ocurre por esa celestial combinación del bajo rango de revoluciones propio de un motor petrolero, con una eficiente transmisión automática de 8 velocidades.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-22

Y lo dicen las cifras: el 0 a 100 km/h lo cumple en 8,1 seg. (1 seg. más lento que su par bencinero 120i), destacando su contundente salida desde la inmovilidad, otro de los atributos relacionados con este tipo de motores de explosión por compresión, y “ministro de fe” de su elevado torque.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-15

Su velocidad máxima es de 212 km/h, y así como lo comentamos hace ya unos años, cuando por primera vez nos subimos a la Serie 1 a principios de 2014, y luego en su refresh, a fines de 2015, definitivamente es un auto desarrollado para la Autobahn alemana, deducción que apunta a su formidable comportamiento a alta velocidad, donde ya los dos bencineros anteriores mostraban un bajo rango de revoluciones en velocidad crucero, lo que en este 118d es como para no creerlo, siendo testigos de su ultraeficiente comportamiento.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-16

Así, el rendimiento del BMW 118d kit M testeado es otro de sus elementos “Wow”. Los alemanes acusan un consumo de 22 km/lt en ciudad, y de casi 30 km/lt en carretera (29,4 km/lt). Considerando un estanque de 52 lts., la autonomía entregada por este bávaro es de otro planeta, un “sueños hechos realidad”, al sobrepasar los 1.000 kms. Considerando un precio por litro de diésel en torno a los $500, hablamos de un estanque lleno por un valor cercano a los $26.000, y eso si que suena agradable, un ahorro que se agradece en el presupuesto mensual y en los recursos destinados a viajes, disminuyendo el impacto en el costo de oportunidad.

Un buen ejemplo, es el gasto necesario en combustible para el trayecto Santiago-Viña o viceversa en este BMW 118d kit M….menos de $5.000.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-19

Un motor que es muy reactivo, aunque los más ansiosos podrían desear algo más de inmediatez en la respuesta de la caja y turbo cuando se buscan reacciones inmediatas. Sin embargo, está la posibilidad de transitar manualmente por las marchas, únicamente moviendo el selector de cambios hacia la izquierda, ya que el modelo no considera levas al volante para dicha acción.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-20

La caja entrega las conocidas 4 modalidades de conducción de BMW (Eco Pro, Comfort, Sport y Sport +). Al encender la unidad, selecciona por defecto la modalidad Comfort, y a través del ya clásico switch presente a la izquierda del selector de cambios, se puede ir transitando entre las distintas opciones. En un extremo está la modalidad EcoPro, que cambia el rango de revoluciones y pasa marchas a más bajas rpm, un sosegado comportamiento que se mantienen al soltar el acelerador, por lo que el enganche del motor es menos intrusivo. También, acciona rápidamente el sistema start/stop de apagado y encendido de motor automático en las detenciones y salidas en tráfico citadino.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-08

Transitando hacia selecciones opuestas, el BMW 118d Kit M adopta un comportamiento más deportivo, pasando cambios a más altas revoluciones y propiciando un enganche más activo, además de hacer menos intrusivo el sistema start/stop. El extremo de las opciones es la opción Sport +, la cual incluso desconecta el sistema de control de estabilidad, por lo que se suguiere su uso para quienes tengan más experiencia al volante, ante el riesgo que el vehículo pueda adquirir un comportamiento rebelde que obliga a un volanteo extremo para su balance y recuperación de trayectoria.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-04

PLATAFORMA Y SENSACION DE RODADO

Si hay una cosa que tiene BMW, y demostrado en este modelo, es su incomparable sensación de rodado, con su lema de guerra que habla de un balance de peso de 50/50, es decir el mismo peso de apoyo en el eje delantero y trasero.

Nos permitiremos narrar la diaria experiencia en orden: al presionar el botón de apertura de su control, levanta sólo el seguro de puerta del conductor; con dos veces entregamos acceso a las demás puertas. Una tenue y elegante luz se enciende bajo las manillas para asistir su operabilidad en la oscuridad. La posición de manejo deportiva es muy fácil setearla: Asiento en su altura más baja, respaldo a medio inclinar, inclinación pivotante en su grado medio (muy útil para mantener a los ocupantes de los asientos delanteros inmóviles en frenadas bruscas, impidiendo que se deslicen hacia adelante), y columna de dirección al máximo de su extensión. Con esta configuración, uno no se sube a este BMW, se lo pone, así como si se tratase de un traje a la medida.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-21

Habrá que tener ciertas capacidades físicas, y mentales de concentración, para subirse y bajarse de la unidad, considerando el ajuste en la posición de manejo descrito con anterioridad, aunque este ritual de “colocarse” este auto resultó cada vez más adictivo, una leve réplica de la ceremonia que debe realizar un piloto de carrera.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-10

La forma en cómo este BMW se mueve en block en sus cambios de trayectoria es un vicio. También lo es su dirección, la que tiene un ajuste algo más duro y tosco que las de sus rivales mencionados, sobretodo comparado con los de un Audi. Incluso, podría interpretarse como algo más retrógrada. Son impresiones e ilusiones, ya que dobla muy bien y “baila” como ninguno al combinar los distintos elementos que regulan su estabilidad y desempeño, ya sea en adelantamientos a velocidad de carretera, o en cerradas curvas de esquina. El grosor de su elegante volante M aporta bastante a esta sensación de solidez y supremacía, un grip único de BMW. Su tren delantero cuenta con neumáticos más angostos que los traseros (225/40) replicando la configuración de los autos de competición, y de los más deportivos de producción.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-11

Nuevamente, es pertinente mencionar la sólida sensación de empuje y seguridad entregado por la tracción trasera, y la extrema tranquilidad que transmite el control de estabilidad en esas situaciones de maniobras extremas, corrigiendo aquellas licencias pasadas de punto, ofreciendo absoluto apoyo y permisividad a ciertas acciones, que en otros vehículos significarían la pérdida de trayectoria y triste final. Un auto muy seguro para todo tipo de conductor.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-12

HABITACULO

La cabina del BMW 118d Kit M es propia de la de un verdadero germano, sin alegorismos de mal gusto, entregando una precisa y práctica ambientación. Destacan los elementos anteriormente señalados: asientos deportivos M de alcantara ajustable manualmente, con elegantes doble costuras en azul y formidable ergonomía. Se suman factores fundamentales para la cómoda posición de manejo, como el mencionado volante M, el ancho apoyabrazos y la estratégica posición de la famosa perilla iDrive para seleccionar elementos de pantalla, además de un cómodo selector de marchas. Todo queda en muy buena posición, sin necesidad de inclinarse o mover el cuerpo.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-07

NUEVO CUADRO DE INSTRUMENTOS Y PANTALLA CENTRAL TACTIL

Este nuevo BMW de la Serie 1 corresponde a aquel presentado mundialmente a mediados del año pasado, el que agrega ciertos toques en su interior como acabado en negro brillante en el tablero y nuevas aplicaciones color cromo.

El cambio más relevante, es el nuevo cuadro de instrumentos, cuyos relojes ahora son iluminados. Pareciera que se trata de una replica digital de los elementos análogos, sin embargo se trata de un efecto entregado por la iluminación de los números y agujas, que contrastan bien con un nuevo fondo negro. Una modernización que cambia por completo la experiencia al volante del vehículo.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-13

La nueva pantalla central destaca por crecer en dimensiones (8,8″) y tornarse táctil, sin despojarse de la posibilidad de ser operada desde la clásica perilla iDrive ubicada en la consola central, también con superficie táctil. Esto, trae a la memoria una de esas declaraciones que quedanen la memoria, en las constantes presentaciones de prensa que ocurren en el mundo de las comunicaciones automotrices, cuando uno de los representantes de la casa matriz de Aston Martin en Inglaterra explicaba el por qué las pantallas de sus modelos no eran táctiles: “nuestros clientes no soportan ver las pantallas manchadas con huellas dactilares”. Bueno, este sistema multimedia también considera las “mañas” de los más maniáticos.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-09

Siempre se agradece la consideración de un techo corredizo, en este caso tipo sunrrof, cuya superficie deslizable manualmente desde el interior que sigue el revestimiento del techo, cuenta con unas rejillas que dejan pasar aire cuando esta cerrado y el techo se encuentra levantado en V, entregando una agradable ventilación.

Integra climatizador doble, entrada para CD y conexión USB y AUX, enchufes que se encuentran bajo el apoya brazos, destacando lo rápido que carga celulares, los cuales pueden conectarse vía bluetooth. El sistema multimedia también considera un navegador GPS, y se nota que ha sido mejorado. Es bastante más intuitivo y reconoce fácil y rápidamente los dispositivos móviles previamente seteados, sin duda, un avance en relación a la oferta anterior.

Nuevo BMW Serie 1 Datos Tecnicos by Claudio Retamal on Scribd

CONCLUSIONES

El comportamiento deportivo del BMW 118d Kit M es más que aceptable, incluso comparándolo con su par bencinero, el cual es un 1 seg. más rápido de 0 a 100 km/h y supera su velocidad máxima en solo 13 km/h (225 km/h v/s 212 km/h del diésel).

Para quienes deben circular largos trayectos en zonas urbanas y entre ciudades, definitivamente es un importante apoyo a la causa económica personal, además de entregar la grata sensación de transitar en un bajo rango de revoluciones, sin inferir negativamente en la performance del vehículo. Para los que les gusta regalonear a sus vehículos, no hay duda de la satisfacción que entrega viajar por carretera a un bajo rango de rpm, sin el cargo de conciencia de ir forzando el propulsor por prolongado tiempo.

Quizás no es el auto ideal para personas que buscan más comodidad y poco esfuerzo, debido a que su baja altura llama a una actitud más proactiva cuando se debe entrar o salir de él. Para ellos, hay otros vehículos más altos, siendo éste ítem uno de los plus del segmento SUV, como el X1. La versión standart de la Serie 1 podría entregar también una experiencia más relajada, pensando en aquellas que no incluyen el kit M.

prueba-autolujo-bmw-118-d-2018-nota-14

Quienes buscan la escencia y ADN de BMW, definitivamente la encontrarán en este 118d Kit M, ya que no sacrifica calidad de materiales, ofreciendo las contundentes características técnicas que esperan encontrar en un modelo con el famoso emblema tricolor, como tracción trasera, sólida plataforma, sensación deportiva entregadas por el incomparable movimiento en block, suspensión ajustada y deportiva, excelente agarre y estabilidad gracias a amplios neumáticos y llantas, y una formidable administración electrónica de la tracción y frenado mediante el sistema de control de estabilidad.

Nuevo BMW Serie 1 by Claudio Retamal on Scribd

Y uno de sus potentes argumentos de venta: lo maravilloso que resulta encontra la posición de manejo deportiva extrema, es como ponerse un traje a medida, con un interior que irradia la misma sensación de lujo y calidad percibida en otros modelos de gama más alta, siendo incluso más acogedor. Se siente que se está al mando de un deportivo de alta gama, y quienes observan desde afuera su majestuoso desplazamiento, perciben la presencia y actitud de un enfadado germano que muestra sus dientes, una escena que es más impactante cuando se asoma en los retrovisores de los vehículos que lo anteceden…nada que hacer, el ceño fruncido de BMW no tiene comparación, y con la nueva tecnología de luces LED, es aún más potente.

¿Que si deben decidirse por este alemán? La recomendación es absoluta…por nuestra parte, lo seguimos extrañando.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Comenta el artículo