PRUEBA DE MANEJO: El Lujo Verde de BMW con el Hibrido Enchufable 530e iPerformance

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-01

Una introducción a la electromovilidad es la que entrega el BMW 530e iPerformance, un híbrido enchufable que permite progresivamente experimentar la próxima era de los autos 100% eléctricos, ya que puede cargar sus baterías enchufado a red eléctrica y circular hasta 50 kms. sin necesidad de activar el motor a combustión, permitiendo además la tranquilidad y apoyo de un motor a combustión, el cual extiende su autonomía y acceso a energía, sobretodo en un país que apenas inicia una red de electrolineras urbanas.
Precio: $52.990.000

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-02

Una cosa que no transa BMW es la deportividad…al menos en su legendario concepto basado en una tracción trasera que justifica uno de sus recordados slogans: “El Placer de Conducir”. Hoy, el nuevo escenario mundial en el mercado de autos de lujo demanda nuevos segmentos de entrada que han llevado a la alemana a negociar sus principios con nuevos exponentes dotados de tracción delantera, en pro de una eficiencia de la economía a escala.

Y aunque no he tenido la oportunidad de probar uno de esos nuevos BMW, tampoco hay ánimo de ilusionarse con encontrar el sólido comportamiento de empuje e incomparable “pisada” que ha sido parte de cada uno de los BMW que he podido disfrutar, aunque esto sea más bien una válida forma de autodefensa para no encontrar la desilusión, quedando abierta la posibilidad de encontrar algún encanto en los nuevos bávaros “arrastrados” por el tren delantero.

Sin embargo no hay que ser narcisistas; al momento de probar un auto se debe considerar a quién está dirigido y quién es uno para juzgar. Eso, por respeto a una audiencia que busca una opinión objetiva y que puede no padecer de esta fijación extrema con el mundo automotriz, una empatía con un target que, más que una experiencia extrema, lo que busca es un auto que solucione su necesidad de desplazamiento, con un aura de exclusividad que siempre es bienvenida.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-03

Al ordenar cautelosamente el desplazamiento del híbrido enchufable BMW 530e iPerformance, lo primero que se viene a la mente es que se trata de un señorial vehículo apuntado a un perfil de conductor pausado que no siente ánimo de experimentar sensaciones bruscas ni fuerzas G más allá de aquellas que propician la digestión, sino más bien el ánimo es subirse a una carroza que lo transporte con elegancia y clase.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-12

Sin embargo, el BMW 530e iPerformance esconde un bravo comportamiento si se le provoca, al cual uno se va habituando paulatinamente, ya que la primera impresión es la de un vehículo que no sale de los límites de lo que se entiende por civilizado. Es de esos autos que piden algo de tiempo para ser domados; al principio cuesta “ponérselo” y llevarlo dócilmente. Luego de un par de días, las emociones fluyen, la conexión humano-máquina es más estrecha, hasta que aparece esa conexión biónica que permite exprimir sus aptitudes, pasando a ser una extensión de nuestro ser. De ahí la lógica y eficacia de realizar una prueba de manejo algo extendida para comprender su esencia, y eventualmente con ésta, realizar la acción de compra.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-17

MOTOR Y PERFORMANCE

Y si no es el feeling el que convence, si lo son los números, entendiendo la matemática como lo único de facto y verdadero: el BMW 530e iPerformance declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 seg., es decir, es más rápido que un Golf GTI que realiza el mismo examen en 6,4 seg. Una buena comparación que deja en claro sus dotes atléticos, incluyendo su velocidad máxima de 235 km/h.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-11

Una potente performance que devela la magia de la configuración híbrida, considerando que para mover sus casi 2 toneladas de peso (1.949 kgs.) emplea un motor de sólo 2.0 lts. y 4 cilindros…claro, asistido por otro eléctrico de 113 hp y 250 Nm de torque. Junto a los 183 hp y 320 Nm de torque del propulsor bencinero, el BMW 530e iPerformance reporta una potencia total de 252 hp y un torque combinado de 420 Nm.

El modelo informa un consumo mixto que puede sobrepasar los 50 km/lt, considerando la combinación combustión – electricidad, aunque por otro lado advierte que su autonomía es de 650 kms. con su estanque de combustible de 45 lts. a tope, por lo que si se realiza el cálculo correspondiente, hablamos de poco más de 14 km/lt.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-06

Puede recorrer 50 kms. y lograr una velocidad máxima de 140 km/h al funcionar exclusivamente en modalidad eléctrica. Como lo señala su segmento (híbrido enchufable) dispone de un enchufe cerca de la rueda delantera izquierda que permite conectarlo a una red eléctrica. Tras 5 horas conectado a un conector domiciliario, logra cargar completamente sus baterías localizadas tras los asientos, razón por la cual ofrece un 20% menos de espacio que en el maletero de los propulsados exclusivamente por explosiones. Un tiempo que disminuye a 3 hora si se utiliza el cargador BMW i Wallbox.

Ya lo decíamos, el BMW 530e iPerformance es un tracción trasera con la conocida transmisión automática de 8 velocidades de los alemanes, la que actúa como intermediaria con el sistema propulsor.

Luego de entrar en confianza con este bávaro afloran todos aquellos recuerdos experimentados en exponentes de menores dimensiones: Su neta aceleración, el tacto de su dirección (la cual podría tener algo más de comunicación con el suelo, aunque volvemos a recordar que no se trata de un vehículo apuntado a la entrega de sensaciones extremas) y lo seguro que hace sentir su aplomo al camino, permitiendo bruscas maniobras sin el más mínimo ápice de descontrol o pérdida de trayectoria, con una suspensión que logra mantenerlo equilibrado casi como acto de malabarismo, permitiendo ciertas licencias que serían imposibles en otro vehículo, aunque sin abusar de ese ángel de la guarda que nos mantiene alejados de la tragedia.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-13

CONVIVIENDO LA ELECTROMOVILIDAD

Hay que decirlo: convivir con las opciones de conducción del sistema híbrido de este señorial exponente no es para nada algo intuitivo, y se requiere de estudio previo para aprovechar la serie de beneficios y disfrutar de un nuevo concepto de movilidad.

Uno de los elementos obligados en esta especie de “Tutorial para la Conducción del BMW 530e iPerformance” es el botón eDrive, el cual abre un amplio espectro de conducción, y que se suma a las clásicas modalidades de conducción conocidas en los exponentes de la germana, y que en el caso del BMW 530e iPerformance se resumen en SPORT, COMFORT y ECO PRO.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-07

A través del selector eDrive se accede a una nueva dimensión electrificada dada por otros 3 modos de administración e interrelación de los propulsores a combustión y eléctrico:

AUTO eDrive: Es la modalidad por defecto al momento de encender el BMW 530e iPerformance. De manera autónoma gestiona las capacidades de ambos motores dependiendo de las necesidades de conducción. Establece un límite de 90 km/h en modalidad 100% eléctrica

MAX eDrive: El auto se desplaza en modalidad 100% eléctrica llegando a la velocidad máxima de 140 km/h, aunque si se presiona más el acelerador, se reanudará el trabajo del motor a combustión, permitiendo la entrega de mayor poder en situaciones que lo ameriten, por ejemplo, para culminar de manera correcta un adelantamiento, entregando así tranquilidad y seguridad, evitando no poder sortear una situación que demande más energía por estar limitado al desempeño del propulsor a electricidad.

Battery Control: Manualmente, el conductor puede setear el nivel de carga que quiere reservar en las baterías, el que puede ser entre 30% y 100%, guardando esa energía para una posterior conducción en modalidad eléctrica. Así, en ciertas situaciones, el motor eléctrico funciona como generador para recargar las baterías, conservando o bien aumentando su carga.

LUJO VERDE

La primera impresión al ver la celestial unidad en blanco del híbrido enchufable BMW 530e i Performance, facilitada por BMW Chile durante 5 días, son sus amplias dimensiones que replican a los bencineros y diésel de la nueva Serie 5 estrenada a fines de 2016, entendiendo que esta variante salió algunos meses después. Su longitud roza los 5 mts. (4.935 mm), siendo bastante más extendido que su antecesor, precisamente en 30 mm. Su ancho llega a los 1.868 mm y tiene una altura de 1.466, ambos números también por sobre la anterior sexta generación, en 15 mm y 7 mm, respectivamente.

Casi pareciera que se está frente a un Serie 7, una similitud que ya pasará al olvido cuando entre al mercado las primeras unidades de la ostentosa nueva generación del buque insigne germano que acaba de ser presentada al mundo hace algunas semanas en el Salón de Detroit.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-04

Una de las vistas más llamativas del BMW 530e iPerformance es la lateral. Está muy bien conceptuada en cuanto a proporcionalidad y diseño, resaltando los cromados, en especial aquel que cubre la salida de aire en la parte baja tras los arcos de las ruedas delanteras, una apertura que permite la salida el aire que ingresa en los pasos de ruedas, eliminando así la resistencia y turbulencia. También, se luce el extendido capó y una corta sección posterior.

Una silueta que encanta, donde también se han impregnado líneas muy acentuadas como aquella que se inicia en la parte superior de los arcos de rueda delanteros, transitando hacia la sección posterior a la altura de las manillas, conectándose con los focos traseros. El diseño y tamaño de las llantas, la amplia distancia entre ejes y los cortos voladizos potencian esta puesta en escena tipo proyectil que proyecta la vista lateral del BMW 530e.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-08

En su frontal también se divisa una ordenada formación de los elementos, con unos focos que conviven directamente con la clásica doble parrilla y un capó cuya parte central termina en punta para ajustar su cierre a la separación existente entre los dos “riñones” que dan vida a la legendaria doble parrilla.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-09

Atrás, la propuesta es más deportiva, con unos focos similares al de la Serie 3, una respingada tapa de portamaletas y la doble salida de escape que siempre sugiere algo más que un auto común. Un listón cromado en la parte baja central entrega el detalle de elegancia, cordura y tradición que ubica al modelo como lo que es, una clásica carroza de transporte ejecutivo, una actitud recatada que convive con una rebeldía oculta asomada por los amplios neumáticos que sutilmente se dejan ver en su parte más baja.

INTERIOR

BMW ha entendido que necesitaba una actualización en el concepto de sus cabinas, tras años bajo el mismo formato, quedando algo rezagado respecto a los avances realizados por sus competidores directos como Mercedes y Audi, quienes han incluido importantes avances tecnológicos, siendo los primeros los más extremos al digitalizar completamente sus cuadros de instrumentos, los que hoy ni siquiera consideran la tradicional fórmula empotrada, sino que simplemente es una pantalla más que se suma a la central.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-16

La transición en los fabricantes de Münich ha sido paulatina, algo tímida, actualizando ciertos elementos bajo la misma fórmula. Es por ello que hay detalles como la convivencia análoga/digital de su cuadro de instrumentos, así como sus nuevas pantallas centrales táctiles, aunque aún preservando su clásica perilla iDrive de la consola central, agregando además control gestual para su operabilidad.

La sensación al interior de la cabina del BMW 530e es de amplio espacio y comodidad, aunque siempre con un recatado concepto de lujo, el que se percibe mediante el tacto de materiales de primera calidad, sin embargo se extraña algo de esa “artesanía” que entrega algo más de exclusividad y opulencia.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-14

Claro, cuando la luz natural desaparece, nace esa ambientación interior que entrega una agradable sensación de vivir en otra dimensión, más aún con esa delicada franja luminosa que recorre toda la cabina por la parte superior de las puertas y tablero. Una ambientación que progresivamente se está introduciendo en los habitáculos de algunas marcas del segmento de lujo, anunciado un futuro que está en deuda con la industria, cuando se creía que iniciándose el siglo XXI todo sería pantallas, levitaciones e interacción con las máquinas vía inteligencia artificial, un futuro prometido que al parecer tendrá unas dos o tres décadas de “retraso”.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-15

Y si bien todo en su interior está acorde a lo que se entiende por calidad premium, se extraña algo de opulencia en una confección que es algo pragmática y funcional. De acuerdo, estamos sentados en un BMW, sin embargo las plegarias mentales por parte de quien escribe al parecer han tenido una especie de repercusión telepática en los bávaros, lo que queda en evidencia con los nueva ambientación que traerán sus próximos modelos, debut que se dio en la nueva Serie 8 presentada el año pasado, luego en el renovado Z4, seguido de su inclusión en la extraordinaria reinvención de la Serie 3, todos modelos que esperamos ver este año en el país, en especial este último, el exponente más demandado de los alemanes.

Una renovación en el interior de los próximos BMWs que irradia más lujo, mediante elementos exclusivos como la rediseñada consola central, incluyendo un reluciente nuevo selector de marchas, nuevo cuadro de instrumentos digital y renovado volante.

ASISTENCIAS

La era semiautónoma de conducción esta presente en el BMW 530e iPerformance, ofreciendo asistente y advertencia de cambio de carril, donde incluso el vehículo toma el mando de la dirección ante una maniobra indebida.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-10

El Control de Velocidad Crucero Activo (ACC) y Asistente de Mantención de Carril ofrecen nuevas funciones al importar el límite de velocidad registrado en el Asistente de Limitador de Velocidad. También están las cámaras necesarias para ofrecer la Surround View y 3D View, permitiendo una completa supervisión de maniobras finas al momento de transitar en estrechas calles o al estacionarse, visualizando todo el vehículo a la redonda a través de la imagen desplegada en la amplia pantalla central. Una imagen que incluso está disponible a distancia a través del teléfono: para supervisar cómo ha cambiado el escenario a la redonda del BMW 530e iPerformance en nuestra ausencia.

prueba-bmw-530-e-autolujo-nota-05

ESTACIONAMIENTO

ParkNow es un sistema incorporado en el modelo que gestiona la disponibilidad y reservas de estacionamientos en lugares públicos, aunque claro, se trata de un servicio apuntado a otros mercados, sin embargo abre la incógnita de cuando podría comenzar una gestión electrónica urbana de este tipo en Chile. Además, está el On-Street Parking Information, el cual a través del manejo de datos predice la posibilidad de estacionamientos libres en ciertas partes de la ciudad, desplegando aquella información para una mejor experiencia del conductor.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Comenta el artículo